"No he de callar por más que con el dedo, ya tocando la boca o ya la frente, silencio avises o amenaces miedo." Don Francisco de Quevedo.

BARRA DE BUSQUEDA

jueves, 3 de mayo de 2012

DECLARACIONES DE UN BOLCHEVIQUE MEXICANO: Por Anastasio Cueto y Ríos.

Al centro, Luis N. Morones, lider de la CROC.
El autor de las siguientes declaraciones, Anastasio Cueto y Ríos, el cual en la época de la Persecución Religiosa en México fue miembro de la CROM, asociación en esos momentos pro-comunista, creada por el mismo gobierno y la revolución imperante en aquellos tiempos siendo el principal apoyo paramilitar del llamado Gobierno de México.

“Entré en la revolución desde un principio. Y como yo había oído hablar mucho del pacto masónico-protestante y no estaba suficientemente informado sobre el particular, determiné tomar parte en todos los acontecimientos, para obtener así el mejor género de ciencia: el de la experiencia. Por esto yo puedo hablar con quien tiene información de primera mano. Al principio de engañaron; porque como lobos disfrazados con piel de oveja, se proclaman libertadores del pueblo. Sería muy largo decir todas las cosas interesantes que observé, pero quiero siquiera hacer mención de las calumnias que ellos esparcieron contra los clérigos y su pretendida riqueza; calumnias bien calculadas para incitar al pueblo contra ellos. El pueblo sencillo no entendiendo que significaba eso del “clero” gritaba mueras contra él, al mismo tiempo que besaba las manos de los sacerdotes.

Parece inútil recordar los hechos que todos conocen y que muestran claramente las malvadas y pérfidas intenciones de los traidores, ayudados como estaban por los masones y protestantes de otras naciones.
 
Las manifiestaciones pacíficas de los católicos fueron reprimidas por instrucciones del gobierno

Ellos lo han corrompido todo: el ejército, y la policía a quienes paga el Estado para su defensa y para la seguridad de sus partidarios Han perseguido a los hombres y mujeres por el solo crimen de reclamar sus propiedades; ya que las iglesias han sido construidas con dinero del pueblo y ningún derecho puede tolerar que se quiten por las llamadas leyes de la revolución.

Pero todas las clases de la sociedad se han dado ya perfecta cuenta de que lo único que pretenden esos hombres, es su medro personal ante todo. Y una vez que se han puesto a ello, se proponen llevar hasta el cabo el cumplimiento de la promesa empeñada a los masones y protestantes de exterminar a nuestra religión y como consecuencia a nuestra nacionalidad. Y así es en verdad, que ésta promesa fué la condición necesaria para asegurarse la ayuda de los protestantes y masones.

Esto basta para mostrar en su verdadera luz a estos que no acaban nunca de llamarse “redentores” y que han causado nuestra ruina.
Anastasio Cueto y Ríos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada