"No he de callar por más que con el dedo, ya tocando la boca o ya la frente, silencio avises o amenaces miedo." Don Francisco de Quevedo.

BARRA DE BUSQUEDA

sábado, 4 de mayo de 2013

LAS MINORÍAS PREPOTENTES Y LA MAYORÍA APÁTICA: Por Oso Solitario.

Las "minorías oprimidas" que reivindican derechos son uno de los más odiosos fenómenos de nuestro tiempo. Odiosas por partida doble. En primer lugar porque tienen la fea costumbre de ofenderse y sentirse discriminadas por todo, con lo cual la presunta defensa de sus derechos en realidad es prevaricación sobre el resto de la comunidad a la cual imponen su ley. En segundo lugar porque estas imposiciones no son inocentes, casuales o porque sí; muy al contrario detrás de ello hay potentes fuerzas que deliberadamente persiguen la degradación social, la destrucción de identidades y tradiciones culturales; en nuestro caso fuerzas antiespañolas, antieuropeas, en todo análogas a una infección destructiva que tiene el campo libre porque no hay anticuerpos. Los mecanismos naturales de la sociedad para defenderse han sido anulados por una infame propaganda que ha lavado el cerebro a la gente y ha denigrado sistemáticamente todos aquellos valores que representan una defensa, como los lazos de comunidad, el sentimiento nacional, los valores familiares, el sentido de la normalidad y el rechazo de la desviación y de la aberración.

Así, las imposiciones de las detestables "minorías oprimidas", las presiones y la acción de las lobbies y las fuerzas de la degeneración, no encuentran resistencia y penetran como un cuchillo en la mantequilla. Mantequilla social de una población reducida a una masa de borregos conformistas, sin valores fuertes e interesada únicamente en su cuenta bancaria y su pequeño hedonismo individual.

Estas tendencias las podemos observar en múltiples campos, pero el tema de la entrada de hoy, concretamente, es la escuela y la manera en que la arrogancia de pocos se impone, ante la pasividad general de una mayoría amedrentada o simplemente indiferente y apática. Mayoría que traga con todo porque se le ha lavado el cerebro durante años con la palabra tolerancia, se la ha condicionado psicológicamente convenciéndola de que tener y defender valores, no comulgar con ruedas de molino, es intolerancia.

La escuela, en efecto, es uno de los frentes fundamentales en esta guerra larvada, oculta, de las fuerzas de la podredumbre contra España y contra Europa, de la enfermedad y la decadencia contra la salud y la vida. A largo plazo podemos incluso decir que la partida de la enseñanza es la verdaderamente decisiva  es donde se juega nuestro futuro y se plantan las semillas de la decadencia, o viceversa de la regeneración.

De estas cuestiones he tratado en el blog repetidas veces, pero el tema de hoy es la prepotencia de ciertos grupos de presión, que pretenden eliminar de la escuela las celebraciones y los símbolos que, en un caso, les recuerdan su anormalidad, en otro caso representan una tradición diversa que quieren eliminar para terminar imponiendo la suya. El primer caso es el de las aberrantes “familias” con “padres” homosexuales que pretenden pisotear a las familias normales, el segundo el de los musulmanes que quieren eliminar los símbolos y las celebraciones cristianas en la escuela, aun cuando están en absoluta minoría. En ambos casos con el apoyo entusiasta de la nefasta progresía, en ambos casos se trata de una minoría -o incluso individuos aislados- que tiranizan al resto e imponen su ley.

En una escuela infantil de Roma se elimina el Día del Padre porque una niña tiene dos “madres” lesbianas y el psicólogo consultado decreta que esta celebración es perjudicial para la niña porque no tiene padre. El canallesco psicólogo, evidentemente, no tiene nada que objetar a que la niña crezca con dos lesbianas, pero sí a que se celebre el Día del Padre. La posición de este experto no sólo es vomitiva y repugnante por sí misma, sino que es ya directamente odioso privar a todos los demás niños de esta fiesta porque a una pareja de desviadas sexuales les ofende. Es la victoria de la aberración sobre la normalidad, la venganza del anormal, consciente de que lo es, sobre todos los demás.

No es un caso único, pues en bastantes jardines de infancia, en Italia y otros lugares, se ha suprimido el Día del Padre por estos motivos, sin llamar la atención y sin que haya habido protestas, para sustituirlo con una mediocre, anodina, estúpida y descafeinada Fiesta de las Familias. Naturalmente aquí también influye la obsesión antimasculina y antipaterna de la ideología dominante en nuestra sociedad, que ve con malos ojos todo lo que tenga que ver con el Padre. Tengo curiosidad por ver si el Día de la Madre sufrirá un destino parecido o si, en cambio, las madres sacarán las garras y los dientes para impedirlo, como es probable que hagan y como deberían haber hecho los padres y las familias normales en este caso.

A las ratas se las aplasta en cuanto asoman la cabeza, porque de otra manera terminan por invadirlo todo y por comerte vivo.

Otra cuestión es la de los musulmanes que se sienten ofendidos por los símbolos religiosos cristianos en las escuelas donde van sus hijos y pretenden eliminarlos, aunque las familias musulmanas sean sólo unas pocas. Ha habido unos cuantos casos y seguramente el lector se habrá encontrado con este tipo de noticias.

Aquí tenemos una prevaricación de tipo distinto. No se trata, como en el caso de las caricaturas de familia con padres homosexuales, de mortificar la normalidad para que la desviación y la aberración no aparezcan como tales, sino de imponer la propia religión y sustituir a la cultura existente. Los marimachos se quedan contentos con que el Padre desaparezca de la escuela, pero los islámicos no quieren sólo que la religión cristiana desaparezca de las aulas. Ese es sólo el objetivo provisional, limitado por el hecho de encontrarse en fuerte inferioridad numérica. Cuando sean la mitad más uno o antes, será la religión islámica la que dicte su ley, que es el objetivo a largo plazo.

Por supuesto, si este objetivo es conseguido el día siguiente morderán el polvo los marimachos, los maricones y sus familias contrahechas, como también los progres que con su infantilismo y su estupidez habrán contribuido a destruir nuestra cultura para dejarles el campo libre. Pero esta perspectiva no es demasiado exaltante, por lo menos para quien escribe etas líneas. Como dicen en Italia, es tirar el niño junto con el agua sucia.

No puedo condenar a los musulmanes, que efectivamente juegan sus cartas y defienden una cultura y una identidad fuertes, por cuanto no sean las mías. No puedo ignorar que son portadores de algunos valores sanos, de cohesión familiar, de patriarcado, de diferencia sexual. Que a nosotros no nos guste ni nos pueda gustar la manera en que los defienden y lo que ellos mismos son, es irrelevante en la lucha por la vida y por el espacio social. Porque en definitiva, lo que de verdad cuenta es quién es más sano y más vital, quién tiene detrás principios fuertes, nos gusten o no, frente a los antivalores decadentes y putrefactos que dominan la sociedad de mierdas en que nos han convertido a los españoles, a los europeos, a Occidente.

Pero no hemos sido siempre así, y sobre todo no está escrito en ninguna parte que debamos serlo para siempre. Está escrito solamente en la agenda oculta y en los proyectos de la oligarquía de canallas que dirige los destinos de Occidente.

Por tanto, no es en primer lugar a los musulmanes a quienes debemos condenar por su voluntad de potencia, que en sí es una cosa positiva y el signo de un pueblo sano y vital. Es a las las lenguas de serpiente que tenemos entre nosotros y nos han dejado indefensos, a los propagandistas de la disolución y a los inquisidores de la corrección política, a todos los que nos han conducido a la situación actual y nos han debilitado hasta este punto. A quienes han hecho de todo para quitarnos nuestra cultura y nuestra identidad, a quienes han extirpado en la población los sentimientos de patria, de comunidad, de cohesión familiar.

En breve, el enemigo de verdad, mortal, es quien nos ha privado de todas las defensas y los anticuerpos que permiten hace frente a las enfermedades que vienen de dentro y de fuera, que permiten que una pareja de lesbianas les robe la fiesta del padre a todos los demás niños, o que un puñado de madres islámicas quite los símbolos religiosos en los que se reconoce la mayoría de las demás familias.

Estos son los enemigos que tenemos dentro, que esconden cuidadosamente su verdadero rostro y sus intenciones detrás de palabras altisonantes y nos han convertido poco a poco en un rebaño de ovejas dóciles y homologadas que tragan con todo.

Tomado de El Blog del Oso Solitario: http://lonelybear69.blogspot.com.ar/2013/04/las-minorias-prepotentes-y-la-mayoria.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada