"No he de callar por más que con el dedo, ya tocando la boca o ya la frente, silencio avises o amenaces miedo." Don Francisco de Quevedo.

BARRA DE BUSQUEDA

domingo, 10 de julio de 2011

PEQUEÑO APUNTE DEL DÍA: Santo Tomas y la prudencia.

Así la define el “Buey Mudo”: es la recta razón en el obrar.

Y le agrega ocho partes:

1) "... para conocer la verdad entre muchos factores es necesario recurrir a la experiencia, la experiencia, a su vez, se forma de muchos recuerdos. En consecuencia, la prudencia conlleva el tener memoria de muchas cosas, y por eso es conveniente considerar a la memoria como parte de la prudencia."

2) "Dado, pues, que la prudencia es la recta razón en el obrar, todo el proceso de la misma debe derivarse necesariamente de un conocimiento claro de los principios. Por esa razón se pone la inteligencia como parte de la prudencia."

3) "... en materia de prudencia, necesita el hombre de la instrucción de otros, sobre todo de los ancianos, que han logrado ya un juicio equilibrado sobre los fines de las operaciones […] Ahora bien, lo propio de la docilidad es disponer bien al sujeto para recibir la instrucción de otros."

4) "Mas igual que la docilidad va encaminada a disponer al hombre para recibir de otro una apreciación recta, la sagacidad se propone la adquisición de una recta opinión por propia iniciativa,.. (que) es habilidad para la rápida y fácil invención del medio,... (y) es un hábito por el que de pronto se sabe hallar lo que conviene."

5) "Es oficio del prudente aconsejar bien. Ahora bien, el consejo es una especie de investigación que va de unas cosas a otras, lo cual es obra de la razón. Por lo tanto, para la prudencia es necesario que el hombre razone bien."

6) "... la providencia implica relación a algo distante hacia lo cual debe ordenarse cuanto suceda en el presente. Por eso la previsión es parte de la prudencia."

7) "... es necesaria en la prudencia la circunspección con esta finalidad: que el hombre compare lo que se ordena al fin con las circunstancias."

8) "La prudencia se ocupa de acciones contingentes en las cuales puede mezclarse lo verdadero con lo falso, el mal con el bien, por la variedad de situaciones en que se presentan esas acciones en las que el bien está impedido por el mal, y éste presenta apariencias de bien. Por eso la prudencia necesita de precaución para aceptar el bien y evitar el mal."

Sirva este pequeño resumen para todos los mejicanos de bien que estén dispuestos a hacer algo por la Patria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada